¿Boyacá tendría un santo?

Noviembre 10, 2022

¿Boyacá tendría un santo?

Foto: MDC

Boyacá podría tener Santo Católico: avanza canonización de Fray dominico boyacense, en el informe de CARACOL RADIO indican que ésta es la oración que se le eleva al sacerdote dominico boyacense que inicia camino a los altares, para su canonización:


“Dios Padre misericordioso, que concediste a tu siervo fray Enrique Alberto Higuera Barrera, O.P. la gracia de extender el carisma dominicano a través de su vida y predicación, con las más admirables virtudes de fe, generosa entrega a las almas consagradas y al progreso espiritual de los fieles, concédenos por sus méritos la gracia que hoy solicitamos de tu infinita bondad (se hace la petición) para que así, seguros de su intercesión en el cielo, lo veamos prontamente entre el número de los santos y su ejemplo nos estimule a vivir radicalmente nuestros compromisos bautismales, bajo la guía de la Santísima Virgen Padre nuestro, Avemaría, Gloria María, Madre Nuestra. Amén”.


El medio radial indicó que se trata del sacerdote dominico Fray Enrique Alberto Higuera Barrera, primer fraile dominico colombiano que va camino a los altares. Las Comisiones de Teología, Historia y Archivística estuvieron conformadas por los peritos Juan Pablo Jiménez Fetecua, Presbítero; los doctores Daniel Turriago Rojas y Yesid Triana Rodríguez y el señor Mauricio Becerra León.


CARACOL dice que luego de un trabajo de más de diez años de investigación, concluye la fase arquidiocesana de la causa de canonización del padre dominico Fray Enrique Alberto Higuera Barrera, O.P. quien es oriundo del municipio de Saboyá (Boyacá), y quien ahora inicia camino a los altares, por considerarse un Fray que “por sus virtudes de fe y generosa entrega a las almas consagradas y al progreso espiritual de los fieles”, ha intercedido por medio de la oración ante Dios.


Para iniciar el proceso canónico, el Postulador General de la Orden, Fr. Gianni Festa, O.P. nombró Vicepostuladora a la Hermana Fanny Aurora Parra, religiosa Dominica de Nazareth. El medio regional aseguró que el proceso de canonización es la Declaración oficial por parte del Papa de la santidad de un beato, con la que se autoriza su culto en toda la iglesia católica. En la religión católica, declarar solemnemente santo y poner en el catálogo de ellos a un siervo de Dios.


Ahora queda en manos de la Hermana Fanny Aurora Parra Pérez, Vicepostuladora del proceso, entregar al Señor Cardenal Marcello Semeraro, Prefecto del Dicasterio de las Causas de los Santos, en la ciudad del Vaticano, las más de 30 cajas que, en palabras de Monseñor Luis José, “contienen el testimonio de vida de un sacerdote, de un fraile dominico santo, amado por Dios y amado por sus hermanas y por la comunidad”.


La emisora en Tunja dice que inició sus estudios secundarios en el Colegio Jesús María que los padres dominicos tenían en Chiquinquirá, luego pasa a la Escuela Apostólica de los mismos, y descubriendo su vocación, fue recibido como novicio en la Orden de Predicadores en 1924.


Cabe mencionar que Fray Enrique Alberto Higuera Barrera, O.P. es reconocido cofundador por su estrecha vinculación como director espiritual de la fundadora, y formador y colaborador en el crecimiento de la Congregación hasta su aprobación como Instituto de Derecho Pontificio.


Caracol Radio explica que, hecha su profesión religiosa a los 19 años, comienza su formación sacerdotal; por sus dotes intelectuales y musicales fue enviado al colegio “Angelicum”, de Roma, hoy Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino, pero por quebrantos de salud no pudo culminar allí. Continuó su formación teológica en el estudiantado de la Provincia, entonces en Tunja.


“Los frailes dominicos de Colombia no tenemos cómo pagar a ustedes esta ingente labor que nos compromete a todos en la búsqueda de la santidad y en la renovación de nuestras vidas y de nuestra Provincia. De corazón, Dios les pague”, expresó Fray Diego Orlando.


El medio siguió relatando que trasladado al convento de Bogotá, como diácono se da a conocer por su predicación y su especial humor. Retardando su ordenación sacerdotal, por su consideración de la grandeza del ministerio, accede finalmente, en 1937 y es ordenado por el entonces Nuncio Apostólico, Monseñor Carlos Serena, en la misma Nunciatura Apostólica.


Fray Diego Orlando Serna Salazar, O.P, Prior Provincial de los frailes dominicos, resaltó que este acontecimiento es un hecho histórico para la Orden de Predicadores en Colombia, ya que el Padre Higuera es el primer fraile dominico colombiano que va camino a los altares.


A partir de octubre de 1940 inicia la dirección espiritual de la Madre María Sara Alvarado Pontón y de la naciente Congregación de las Dominicas Hijas de Nuestra Señora de Nazareth. En 1960 funda el movimiento denominado “Religiosas de María” conformado por un gran número de religiosas de diversas comunidades que tomarán de su espiritualidad el amor intenso a la Santísima Virgen María.


“Con gusto acepté esa responsabilidad, que jamás había tenido, por mi amor a la Iglesia, la cual nos llama a “ser perfectos, como el Padre celestial es perfecto” (Mt 5,48), y por la cercanía que tengo con las Hermanas Dominicas Hijas de Nuestra Señora de Nazareth, circunstancia que también me motivó a colaborar con la causa de su Cofundador”, señaló Monseñor Luis Romero durante su intervención en el acto de clausura.


Durante su vida llevó con gran paciencia las deficiencias de salud, que lo llevaron a su fallecimiento el 4 de marzo de 1976. El proceso fue comenzado en su fase preparatoria, el 1 de junio de 2008, por el entonces Arzobispo de Bogotá, Cardenal Pedro Rubiano Sáenz, quién nombró a Fray Inocenzo Venchi, O.P., Postulador General de la Orden de Santo Domingo, para que investigara el mérito de la causa.


La Congregación de Hermanas Dominicas Hijas de Nuestra Señora de Nazareth y la Provincia de San Luis Bertrán de Colombia, como coactores de la causa de canonización del Siervo de Dios Fr. Enrique Alberto Higuera Barrera, O.P, sacerdote colombiano, luego de un arduo trabajo de más de diez años, han culminado la fase arquidiocesana de la causa.


Durante el acto de clausura, los miembros del Tribunal Instructorio del proceso de la causa, así como los miembros de las Comisiones de Teología e Historia, y un nutrido grupo de fieles, entre ellos monseñor Leonardo Gómez Serna, O.P., sacerdotes, religiosos, religiosas, familiares, amigos, admiradores del Siervo de Dios y la Notaria del proceso, presentaron al Señor Arzobispo las actas y la documentación del proceso de investigación, debidamente cerradas y selladas con el sello de la arquidiócesis, que serán enviadas al Dicasterio de las Causas de los Santos, en la Ciudad del Vaticano, a fin de que allí siga su curso.




Le puede interesar:


De nuevo riña con saldo trágico en Sogamoso el fin de semana


En Barranquilla capacitan a entrenadores y licenciados