Alerta naranja para Boyacá, pero no hay restricciones decretadas

Abril 21, 2021

Alerta naranja para Boyacá, pero no hay restricciones decretadas

Foto: Gobernación de Boyacá

La Gobernación de Boyacá declaró la alerta naranja para contrarrestar la propagación del COVID-19. Ramiro Barragán, mandatario seccional llamó la atención sobre los municipios que presentan alta afectación en el departamento. Se trata de Arcabuco, Chiquinquirá, Duitama, Moniquirá, Samacá, Sogamoso, Toca y Tunja. La capital boyacense es una de las ciudades que está en observación nacional por el aumento en la curva de nuevos casos y muertes.


En esta ocasión no habrá medidas departamentales que limiten la movilidad. Las acciones especiales de orden público, entre tanto, serán decretadas por cada alcalde. Destacó el incremento en un 365% de la capacidad hospitalaria del departamento, al pasar de 66 a 241 UCI. 


“Hemos habilitado oportunamente laboratorios para el análisis de pruebas y entregado a los municipios más de 125.000 dosis de vacunas con más del 95 por ciento de aplicación. Sin embargo, nuestra mejor herramienta es el auto cuidado”, afirmó el mandatario de los boyacenses.


El paulatino incremento de casos de COVID-19 en el departamento en las últimas semanas, obligó a la Gobernación de Boyacá a fortalecer las medidas para prevenir el contagio de la enfermedad. Barragán hizo hincapié en el cuidado especial que se debe tener con los seres queridos. “El llamado a los boyacenses es a no reunirnos con la familia que está distante y con los cuales no compartimos, así como a no hacer reuniones familiares ni de amigos, ni efectuar actividades que motiven aglomeraciones, pues eso ayudará a disminuir la velocidad del contagio. Si queremos a nuestros familiares y amigos, evitemos esas situaciones”, apuntó.


La alerta naranja decretada este martes, permite al Gobierno que lidera Ramiro Barragán Adame adoptar una serie de acciones en pro de reducir el número de casos. La alerta naranja implica que haya una vigilancia epidemiológica constante, jornadas pedagógicas con la comunidad y un control policial permanente.


“Después de unas semanas de relativa calma, en donde en el departamento de Boyacá llegamos a tener una ocupación UCI por debajo del 40%, hemos empezado el tercer pico de esta pandemia. La sala de crisis, que se reúne diariamente, le recomendó al Consejo Departamental de Gestión del Riesgo que por haber superado el 60% se tomara la determinación de enviarle al Gobierno departamental la recomendación de declarar la alerta naranja. En tal sentido, como administración departamental, tomamos esa decisión”, indicó Ramiro Barragán, gobernador de Boyacá.


“De acuerdo con las disposiciones nacionales, las medidas en cuanto a restricciones de movilidad serán tomadas por cada alcalde, según las circunstancias en ocupación UCI en sus localidades. Es importante entender que los mandatarios toman estas decisiones para prevenir más contagios, para salvar vidas y proteger la salud de todos los habitantes. Hacemos un llamado a acatar estas disposiciones. Depende de nosotros que esas medidas no sean cada vez más restrictivas y duraderas”, expresó Barragán.


Para el mandatario está demostrado que este incremento de casos en el departamento es consecuencia de la interacción social que se dio en Semana Santa, “cuando las personas viajaron a visitar a familiares que hacía tiempo no veían o se reunieron con numerosos grupos de amigos sin la debida protección”.




Le puede interesar:


Hoy y mañana habrá corte de agua en algunos barrios de Tunja


Aquí los barrios de Tunja que mañana no tendrán agua


36 municipios de Boyacá en el ‘ojo del huracán’ por mal manejo de planes de agua y saneamiento