Aquí las razones por las que multaron al alcalde de Tunja

Mayo 9, 2022

Aquí las razones por las que multaron al alcalde de Tunja

Foto: Alcaldía de Tunja

El Tribunal Administrativo de Boyacá impuso multa al alcalde de Tunja por el incumplimiento de órdenes impartidas dentro del proceso de acción popular que impulsó la construcción del puente vehicular del barrio Las Quintas.


En reciente providencia que decidió el trámite incidental de desacato iniciado por el Despacho del magistrado ponente dentro del medio de control popular en el que se ordenó la construcción del puente vehicular del barrio las Quintas de la ciudad de Tunja, el Tribunal Administrativo de Boyacá encontró probados los elementos necesarios para imponer sanción por desacato al Alcalde de la ciudad al evidenciar el incumplimiento de algunas órdenes impartidas dentro del medio de control.


Para llegar a tal decisión la Corporación Judicial desarrolló un recuento de las actuaciones del proceso destacando que, desde la fecha de interposición de la demanda de acción popular y hasta las últimas diligencias de verificación de cumplimiento del fallo han transcurrido más de 20 años, y entre las sentencias de primera y segunda instancia hasta el presente más de 16 años, sin que se haya podido archivar el proceso por la falta de cumplimiento de las órdenes impuestas por el Juez popular a cargo de las autoridades municipales.


Destacó particularmente la Sala de Decisión que, en la diligencia de verificación de cumplimiento desarrollada en el 11 de febrero de este año con miras a decretar el archivo del proceso, el comité de verificación de cumplimiento verificó que las rampas de acceso peatonal de la infraestructura vial seguían sin terminar tanto por la parte de la Avenida Norte como por el ingreso al barrio Las Quintas, situación que motivó la apertura del trámite incidental.


Dentro del término de traslado del desacato el Alcalde municipal de Tunja alegó que, debido a los costos de la obra, desde sus inicios se había proyectado que la misma se realizaría en 4 fases distintas y que, si bien era cierto que a la fecha de la presentación de su escrito el puente peatonal conexo al puente vehicular no se encontraba terminado, ello no obedecía a la falta de planeación contractual de la entidad territorial sino más bien a la imposibilidad de adicionar más recursos al proyecto, teniendo en cuenta que el contrato a través del cual se desarrolló la construcción ya había sido adicionado en el 50% máximo que permite la Ley de contratación, por lo que la administración ya había radicado estudios previos para la apertura de un proceso de selección abreviada que tenía como finalidad la realización de las obras complementarias para la culminación de los tramos del puente peatonal.


Al abordar el estudio de la sanción a imponer por el incumplimiento de las providencias judiciales, el Tribunal precisó que se requiere para ello la acreditación de dos elementos para considerar en desacato a la autoridad: el primero de ellos, el objetivo, corresponde al incumplimiento en sí mismo, que surge de la comparación de la conducta de la autoridad frente a las órdenes impartidas por el Juez popular; el segundo elemento, el subjetivo, corresponde a la renuencia, negligencia o capricho de la autoridad pública frente al acatamiento de las órdenes impartidas por el Juez.


Así las cosas, frente al primer elemento encontraron los togados que el incumplimiento se evidenció en el hecho de que existen partes del puente peatonal que no están construidas en los términos del contrato celebrado aun cuando, tanto en los estudios previos como en el presupuesto del contrato se habían asignado recursos para la construcción plena del puente, acreditándose de esta forma el criterio objetivo; y frente al segundo identificó la Corporación que el Alcalde de Tunja obró con negligencia al permitir este tipo de circunstancias las cuales demostraron una falta de sincronía y coordinación conjunta entre las autoridades del municipio en donde está, por supuesto, como cabeza el Alcalde municipal, encontrándose con ello probado el elemento subjetivo.


Conforme con lo anterior el Tribunal Administrativo de Boyacá encontró que el Alcalde municipal de Tunja incurrió en desacato, por lo que le impuso una sanción equivalente al pago de multa equivalente a 10 SMLMV.


Inicialmente, a efectos de contextualizar el trámite incidental de la referencia, lo primero que debe señalarse es que en el año 2004, los habitantes del barrio las Quintas del municipio de Tunja, formularon demanda de acción popular con miras a proteger entre otros, el derecho colectivo al acceso a una adecuada infraestructura de servicios públicos y en consecuencia, se ordenara a las entidades accionadas la realización de las gestiones que fueran necesarias para la construcción del puente vehicular que diera acceso al aludido sector por la avenida Norte.


Cabe resaltar que, de acuerdo a lo acreditado en la sentencia de primer grado emitida el 14 de diciembre de 2005 por el Tribunal Administrativo de Boyacá y - modificada y confirmada por la Sección Tercera del Consejo de Estado en decisión de fecha 16 de agosto de 2007-, en el año 1997 el municipio de Tunja destinó la suma de $358.463.000 para la construcción del puente vehicular en el barrio las quintas, proyecto en el que, de acuerdo a la ficha respectiva, fungía como proponente la oficina de Planeación del Municipio de Tunja, razón por la cual se dispuso en la acción popular que se adelantaran las gestiones contractuales y administrativas que dieran lugar a la construcción de la mencionada estructura vial.


Dando cumplimiento a la orden antes referida, el municipio de Tunja celebró, con la sociedad Pavimentos Técnicos y Cía. Limitada, el Contrato de Obra No. 31 de 2 de febrero de 2007, por un valor de $436.918.76 con un plazo de ejecución inicial de 4 meses, cuyo objeto se orientó a la “Terminación puente vehicular de acceso barrio las quintas con avenida norte del municipio de Tunja”; contrato cuya ejecución jamás se finiquitó.


Así, el municipio de Tunja informó al Tribunal Administrativo en el año 2009, que eran varias las circunstancias que en esa oportunidad llevaban a ampliar el plazo inicialmente estipulado para la ejecución del contrato, como era el caso de la readecuación del diseño inicial en tanto el mismo no se ceñía a las especificaciones técnicas requeridas para el sector, la concesión de permisos por parte de la autoridad vial y la eventual indemnización que la entidad territorial debía reconocer y pagar a los habitantes del sector aledaño al sitio destinado para la construcción de la estructura, por los perjuicios que se les pudieran causar. (fl.440 cuaderno principal). Con todo, se verifica que se emitió acta de recibo final de la obra el 29 de agosto de 2008 (fl.417 cuaderno incidente 1), y el 18 de diciembre de 2008- de acuerdo a lo informado por el municipio de Tunja-, se suscribió acta de liquidación final del contrato.


Ante el escenario descrito, que el Tribunal Administrativo de Boyacá, en el mes de febrero del año 2010 sancionó por desacato al alcalde municipal de la época – José Fructuoso Montejo Niño-, decisión que fue revocada por el Consejo de Estado el 15 de diciembre de 2011. Luego, en la administración del Alcalde Fernando Flórez Espinosa, se contrató la elaboración de los estudios de patología y evaluación estructural para el puente de acceso al barrio las quintas; así mismo, se indicó en los informes de verificación de cumplimiento que la finalización del ya mencionado puente vehicular de acceso al barrio las quintas, se incluiría dentro del proyecto de mantenimiento, recuperación y adecuación de la malla vial del municipio de Tunja (fl. 349 cuaderno incidental), el cual, no se viabilizó en tanto no se otorgaron los recursos para el efecto (de acuerdo a lo indicado por la administración municipal en oficio de 8 de abril de 2014- fl. 562 cuaderno incidental I); actuaciones de las que se puede colegir el no cumplimiento efectivo de la orden judicial impartida, aun cuando en sendas audiencias adelantadas por el comité de verificación, se insistió a la administración municipal de la época en la necesidad de dar plena observancia a la misma.


Ante la falta de avance respecto del cumplimiento de la orden judicial por parte del municipio de Tunja, el Tribunal Administrativo de Boyacá concretó, a través de las audiencias de verificación de cumplimiento de fallo, una serie de órdenes y compromisos dirigidos a la administración municipal – en cabeza del entonces Alcalde PABLO EMILIO CEPEDA-, en donde se abordó la posibilidad de acudir a los diseños ya existentes para culminar la construcción del puente vehicular del barrio las quintas (audiencia de verificación de 18 de agosto de 2016), se fijó un cronograma para la ejecución de la obra definiéndose su entrega en el año 2018 (audiencia de verificación de 6 de octubre de 2016), se requirió a la administración municipal la radicación de los documentos ante la ANI para la verificación de la parte técnica y se dispuso oficiar desde el tribunal a la mencionada entidad para el efecto (audiencias de 4 de julio, de 3 de agosto y de 5 de septiembre de 2017), se abordó y se concretó lo atinente al rediseño del puente vehicular ante la concesión de licencia de construcción a una edificación aledaña al sector donde se construiría la estructura vial, (audiencia de 17 de mayo de 2018) y finalmente, se dispuso la elaboración de un cronograma con términos perentorios por parte de la administración municipal para la realización de los estudios previos y demás aspectos precontractuales de cara a la celebración del contrato de Obra cuyo objeto principal fuera el “REFORZAMIENTO, REHABILITACIÓN Y RECONSTRUCCIÓN DEL PUENTE DE ACCESO AL BARRIO LAS QUINTAS CALLE 45 CON AVENIDA NORTE SOBRE EL RIO LA VEGA ACCESO VEHICULAR QUE INCLUYE ACCESO AVENIDA NORTE Y BARRIO LAS QUINTAS EN EL MUNICIPIO DE TUNJA” (audiencia del 24 de agosto de 2018) . Así se llegó a la celebración del contrato de obra pública 837 de 6 de mayo de 2019.


Frente a la ejecución del mencionado contrato de obra Pública, se destaca que aun cuando el mismo tenía un plazo inicial de 6 meses – de manera que el mismo debía entregarse en el mes de noviembre de 2019-, lo cierto es que el aludido contrato ha sido objeto durante su ejecución de 7 prórrogas y de 5 actas de suspensión, para un total de 24 meses y 7 días pudiéndose verificar tan sólo la finalización de la ejecución del contrato en la administración del señor alcalde ALEJADRO FÚMEME. (esto, de acuerdo al informe de interventoría allegado por el municipio de Tunja en el mes de enero de 2022).


Lo anterior, permite inferir que debieron transcurrir más de 24 años desde la formulación del proyecto y 16 años desde que se profirió la orden de segunda instancia, a efectos de que se cumpliera a cabalidad con la construcción del puente vehicular del barrio las Quintas en el municipio de Tunja, ejecución contractual que tuvo lugar de manera principal a partir de los compromisos adquiridos y de los demás requerimientos realizados por el Tribunal Administrativo de Boyacá y por el comité de verificación en el marco de las audiencias celebradas en los último 14 años.




Le puede interesar:


El Tribunal se refirió al caso de La Uvita


Para los candidatos, primero los niños (as)


Amenazan con abstencionismo