Así habló el Tribunal del pago de las cesantías

Agosto 4, 2021

Así habló el Tribunal del pago de las cesantías

Foto: Prensa jurídica

El “pago efectivo” de las cesantías se considera realizado con la consignación o giro de los recursos a la institución bancaria correspondiente, a favor del trabajador. Así, la sanción moratoria cesa de causarse el día anterior.


Partiendo del texto del artículo 45 de la Ley 1071 de 2006, según esta decisión del Tribunal Administrativo de Boyacá, la sanción moratoria deja de causarse en el momento en el que cesa la inactividad de la administración, lo cual ocurre cuando se produce el “pago efectivo” del auxilio de cesantías. Sin embargo, esta corporación no ha mantenido una posición uniforme acerca de cuál es la actuación que configura el pago efectivo de la prestación, particularmente en el caso de los docentes oficiales.


La tesis mayoritaria refiere que el pago efectivo se configura en la fecha en la que el FOMAG pone a disposición del trabajador los dineros en la institución bancaria (giro o consignación). También ha hecho alusión a que, por ende, el límite final de la sanción no es la fecha de cobro de la prestación (retiro bancario), aunque sin estudiar de forma directa o amplia el asunto.


Por su parte, de forma minoritaria se ha aseverado que el pago efectivo se produce cuando el trabajador cobra o retira las cesantías de la institución bancaria donde son consignadas a su favor.


Conforme a esta tesis, el FOMAG tiene la carga de probar que el giro o consignación de las cesantías fue notificado o comunicado al beneficiario y, de no hacerlo, debe tomarse como fecha de pago efectivo la del cobro o retiro de los dineros, pues sostiene que es insuficiente acreditar que los recursos estaban a disposición del trabajador en la institución bancaria respectiva.


Los pronunciamientos citados permitieron colegir a esta sala de decisión que el pago efectivo que daba lugar a la cesación de la mora se configuraba cuando el FOMAG ponía los dineros correspondientes a disposición del beneficiario en la institución bancaria respectiva, pues este último tenía la carga de verificar su desembolso, incluso, haciendo uso de los mecanismos que ofrecía la entidad para ese fin. Por ende, el FOMAG no tenía la obligación de comunicar o notificar el pago, ya que el retiro o cobro de los recursos no conllevaba consecuencias de cara a la sanción moratoria y tampoco revivía su causación.


Con base en esta conclusión, ya en el caso concreto, el Tribunal requirió al banco para que certificara la fecha exacta en que se efectuó el depósito o giro por parte de la Fiduciaria la Previsora del valor reconocido por concepto de cesantías parciales a favor de la actora.


De la respuesta se observó que el desembolso se llevó a cabo por primera vez el 18 de marzo de 2016 y los dineros estuvieron disponibles para su retiro durante un mes, pero, al no ser cobrados, se efectuó su reintegro al FOMAG. 


Posteriormente, el 3 de junio de 2016 se produjo el desembolso por segunda vez y los dineros fueron, efectivamente retirados el 13 de junio de 2016.


Así las cosas, el pago efectivo de las cesantías se configuró en la primera fecha mencionada en los términos de la norma invocada, de modo que la sanción moratoria cesó de causarse el día anterior, es decir, el 17 de marzo de 2016.


La Historia


La señora Sepúlveda Pérez, a través de apoderado judicial, instauró demanda de nulidad y restablecimiento del derecho contra la Nación – Ministerio de Educación – Fondo Nacional de Prestaciones Sociales del Magisterio (Fomag), con el objeto de que se declare la nulidad del acto ficto negativo derivado de la falta de respuesta a la petición elevada el 17 de mayo de 2018.


Como consecuencia de lo anterior y a título de restablecimiento del derecho, solicitó que se ordene a la entidad demandada reconocer y pagar la sanción moratoria causada por el pago tardío de las cesantías parciales que fueron reconocidas a favor de la accionante.


Se indicó que el 8 de abril de 2015 la señora Sepúlveda Pérez solicitó el reconocimiento y pago de unas cesantías parciales, correspondientes a los servicios prestados, como docente oficial.


Que las cesantías en mención fueron reconocidas con la Resolución 005618 del 5 de septiembre de 2015.


Que el pago de la prestación se llevó a cabo el 13 de junio de 2016, es decir, con una mora de 287 días contados a partir del vencimiento de los 70 días hábiles que tenía la entidad para desembolsar la prestación.


Que el 17 de mayo de 2018 la actora solicitó el pago de la sanción moratoria derivada del pago tardío de sus cesantías parciales, pero esa petición no fue contestada.




Le puede interesar:


La cancha no fue para los goles sino para la muerte


Un lateral ‘de la tierrita’


Cambios para la segunda fecha del fútbol profesional colombiano