El 2020 fue un buen año para los ciclistas

Enero 6, 2021

El 2020 fue un buen año para los ciclistas

Foto: Vanguardia

Se redujo el número de ciclistas lesionados en las vías colombianas durante el 2020. Guardando las proporciones geográficas, este tipo de riesgos también se pueden asociar a la realidad de miles de colombianos, motivo por el que el Consejo Colombiano de Seguridad invita a la comunidad de bici-usuarios de a adoptar estas sugerencias para avanzar en la construcción de una movilidad más eficiente y segura para todos.


Así lo evidenciaron los datos procesados por el Observatorio Nacional de Seguridad Vial con base en los registros proporcionados por el Instituto Nacional de Ciencias Forenses. Vale la pena destacar que la investigación citada previamente y desarrollada por la Universidad de Glaslow en el que se buscaba determinar las situaciones de riesgo a las que se expone un trabajador que se desplaza en bicicleta, concluyó que las lesiones en brazos y piernas, el torso, la cabeza o el cuello y lesiones por fracturas, son las causas más comunes en estos trayectos.


Entre enero y octubre los bici-usuarios representaron el 8,21 % de los fallecidos y el 9,86 % de los lesionados por hechos de tránsito en el país. La invitación que hace el Consejo Colombiano de Seguridad es:


1 - Estudie concienzudamente el código de tránsito que aplica a su ciudad para conocer los derechos y obligaciones que tiene como ciclista en el momento de estar en ciclovía o en la carretera, pues “las bicicletas se encuentran autorizadas para transitar por las vías, atendiendo las normas que regulan su circulación”.


2 - Aunque anteriormente se consideraba que una bicicleta debe visitar el mecánico cada 12 meses para garantizar su óptimo funcionamiento, en el caso de los trabajadores que se movilizan diariamente en ella o de los deportistas que las someten a condiciones extremas de entrenamiento, se sugiere una revisión semestral para reducir situaciones de riesgo.


3 - Sin importar el motivo del desplazamiento, tener en cuenta las siguientes consideraciones que en caso de ser omitidas podrían representar un riesgo para el usuario o para terceros.


4 - Gestos de seguridad y dirección: antes de aventurarse a carretera abierta dentro o fuera de su ciudad, familiarícese con las señales que deberá tener en cuenta para comunicarle a conductores de vehículos o motocicletas u otras bicicletas su próximo movimiento mientras conduce.


5 - Protección personal: los elementos de protección personal para montar bicicletas son determinantes en cualquier situación de riesgo y son la diferencia entre una caída o un accidente severo e incluso mortal. En consecuencia, se sugiere a los bici-usuarios tener en cuenta la siguiente indumentaria para aumentar sus indicadores de seguridad en la vía.


6 - Empleadores y empresas: es oportuno que desarrollen estrategias que incentiven el uso de esta alternativa de transporte entre sus colaboradores, con el objetivo de reducir las enfermedades laborales que ponen en riesgo la productividad y aumenta los costos de operación incluyendo en sus planeadores los siguientes aspectos.


7 - ¿Cómo desinfectar las bicicletas correctamente para no convertirlas en focos de contagio frente a la COVID-19?


Desde el Consejo Colombiano de Seguridad, CCS, se comparten con los ciclistas herramientas básicas para apropiar la cultura de la seguridad vial, garantizando la vida propia y la de los demás actores en la vía. Por tal motivo, el CCS comparte una serie de recomendaciones técnicas que los bici-usuarios deben apropiar para asegurar que sus desplazamientos sean seguros. Las sugerencias también aplican a los empleadores que deben sumarse a esta nueva realidad, con el fin de que sus objetivos empresariales se pueden consolidar rápidamente en 2021, camino a la recuperación económica de trabajadores e industria.


A propósito, en la llamada nueva realidad generada por la presencia de la COVID-19, los modelos laborales cambiaron dando paso a que trabajadores formales e informales utilicen la bicicleta como medio de sustento en labores turísticas, comerciales, mecánicas y de mensajería para cubrir las nuevas demandas del mercado.


“Comparar las realidades de dos países tan diferentes no sería correcto. Sin embargo, resulta conveniente utilizar el estudio como un referente conceptual para entender los escenarios a los que se enfrentan los trabajadores en bicicleta o que utilizan la máquina como medio de transporte, pues aunque el estudio evidenció que surgen mayores riesgos de lesiones por trasladarse en bicicleta al lugar de trabajo, los beneficios de la actividad son tangibles para la salud, pues cuando los ciclistas se compararon con todos los demás viajeros, mostraron un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares como derrames cerebrales, un menor riesgo de primer diagnóstico de cáncer y de muerte en general” puntualizó Adriana Solano, presidenta del CCS.


Sin embargo, la seguridad y la sana convivencia entre los actores viales tradicionales (automóviles, motocicletas y transporte público) y los nuevos actores de la vía (bici-usuarios), resultan todo un reto en infraestructura, cultura y apropiación de hábitos saludables de seguridad que les permitan a todos los involucrados evitar lesiones y sobre todo ayuden a generar respeto entre unos y otros.


Recientemente una investigación de la Universidad de Glasgow- Inglaterra publicó en la revista médica British Medical Journal - bmj, los resultados de su investigación enfocada en analizar los riesgos de utilizar la bicicleta para trasladarse al trabajo, y concluyeron que los desplazamientos se asociaban con un riesgo 45% mayor de ingreso en un hospital por una lesión, en comparación con otros medios de transporte, así como las distancias más largas a mayores lesiones.




Le puede interesar:


El objetivo este año es reducir la violencia intrafamiliar


Pequeñas grandes obras llegan a las vías boyacenses


Se redujo el delito en el primer fin de semana del año