En dos demandas, ganó la DIAN

Abril 17, 2021

En dos demandas, ganó la DIAN

Foto: Revista Semana

Los empleados supernumerarios de la DIAN ostentan un régimen especial y diferente al de los de planta. Por esta razón no es posible nivelar su remuneración y reconocerles incentivos a los que solo tienen derecho estos últimos, así lo ratificó el Tribunal Administrativo de Boyacá en dos fallos recientes al confirmar las sentencias de primera instancia, sosteniendo que la vinculación de los demandantes con esa entidad fue en calidad de supernumerarios e implicó la ejecución de funciones de carácter transitorio, que obedecían a las necesidades del servicio en apoyo de las labores atendidas por el personal de planta, relacionadas, entre otras, con el plan de lucha contra la evasión y el contrabando, conforme se indicó en cada uno de los actos administrativos de su nombramiento.


Con lo anterior, a juicio del Tribunal no había la posibilidad del reconocimiento y pago de los incentivos reclamados (Desempeños Grupal, Nacional, Fiscalización y Cobranzas), habida cuenta que estos eran únicamente reconocidos al personal de la contribución que ocupara cargos de planta de personal de la DIAN.


De otro lado, indicó la corporación judicial que en esa medida se descartaba la existencia de un contrato realidad entre los demandantes y la DIAN, como quiera que la continuidad de su nombramiento en condición de supernumerarios, no era suficiente para así concluirlo.


Adicionalmente, sostuvo que dichos incentivos no tenían la connotación de factor salarial, tal como la misma norma lo disponía y atendían a prerrogativas a favor de empleados de carrera que, por sus méritos y metas cumplidas, se hacían beneficiarios de las mismas.


El primer caso hace referencia a Martha León, a quien se le negó la solicitud de nivelación salarial y había pedido además que se le reconociera y pagara la diferencia prestacional fijada para el cargo que ha venido ocupando como supernumeraria.


Señaló que prestó sus servicios a la DIAN desde el 7 de febrero de 1997 hasta el 31 de diciembre de 2011, como supernumeraria, en varios cargos sin solución de continuidad. 


Indicó que desde el 3 de enero de 2012 está vinculada como empleada temporal.


Anotó que durante el tiempo que fungió como supernumeraria fue evaluada en su rendimiento con el mismo instrumento que se calificaban a los demás empleados de la planta, bajo la supervisión de un jefe inmediato. Por ende, tuvo el mismo trato regular determinado en la planta de personal.


Arguyó que, pese a no tratarse de una funcionaria de planta, se le exigía el cumplimiento de metas, que son tenidas en cuenta por la entidad accionada para pagar a los empleados el incentivo grupal, en el área de fiscalización y cobranza. Sin embargo, dijo que por desempeñarse como supernumeraria no le fue cancelado tales incentivos.


El segundo caso es de Edgar Benavides quien, como restablecimiento del derecho, solicitó que se declare la existencia del contrato realidad con la entidad demandada y se le tenga como funcionaria de planta. Indicó que prestó sus servicios a la Dirección de Impuestos y Aduanas-DIAN desde el 18 de octubre de 1996 hasta el 31 de diciembre de 2011, como supernumerario sin solución de continuidad.




Le puede interesar:


Pese a las restricciones, miles de personas llegan a Chiquinquirá a vivir la Semana Santa


Cayeron en Chiquinquirá ‘los del barrio’


Obligan al juzgado a retomar la demanda contra el Hospital de Chiquinquirá