La extorsión íntima se ha incrementado en el departamento

Agosto 16, 2020

La extorsión íntima se ha incrementado en el departamento

Foto: Tu mundo seguridad

El Gaula militar Boyacá se compromete con su principal misión, que es luchar contra los delitos que atentan contra la libertad personal, en especial la extorsión y el secuestro. Dentro de los tipos de extorsión que se presentan en el departamento, está la carcelaria, que es la que realizan los internos desde centros penitenciarios, quienes acceden a medios telefónicos principalmente, los cuales son usados para intimidar a las víctimas con el fin de obtener giros consignaciones o que entreguen dinero a terceros.

Y la extorsión íntima que consiste en el apoderamiento de documentos, imágenes, elementos e información personal, con el fin de descubrir intimidades o secretos para realizar exigencias a cambio de no publicar o divulgar la información. La extorsión íntima se ha incrementado en el departamento con el uso de las redes sociales, donde los delincuentes suplantan identidades y engañan a las personas ganando su confianza hasta llegar al punto de hacer intercambio de fotografías íntimas, los delincuentes se aprovechan de esto con el fin de hacer photoshop y atemorizar a la víctima diciéndole que va difundir sus fotografías por las redes sociales escribiendo en su muro que es un violador y pedófilo.

El Gaula adelanta diferentes campañas de prevención en todos los municipios del departamento de Boyacá con el fin de que la comunidad nos conozca y sepa la misionalidad, difundiendo la campaña ‘Yo no pago, yo denuncio’, mediante capacitaciones a los gremios, charlas a los comerciantes, y reuniones con los alcaldes de cada municipio, perifoneo, entrega de publicidad (tarjetas, afiches, stikers) en los cuales se encuentra la línea 147 y los diferentes números de celular 3132970710 – 3132970704 – 3185325034 - 3167484634 a los cuales se pueden comunicar las 24 horas del día.

Los grupos al margen de la ley, delincuencia común, llamadas realizadas desde los centros penitenciarios, en algunos casos familiares, empleados y personas cercanas al núcleo familiar, son los principales extorsionistas en los casos que se atienden en Boyacá.