Niegan demanda contra exalcalde y exsecretaria de infraestructura de Tunja

Octubre 18, 2020

Foto: Alcaldía de Tunja

El Tribunal Administrativo de Boyacá negó la demanda de repetición contra ex Alcalde y ex Secretaria de Infraestructura, por la cual el Municipio de Tunja pretendía recuperar $114.259.641.36, que pagó producto de conciliación extrajudicial por unas obras adicionales de contrato de concesión.


En este caso el Tribunal Administrativo de Boyacá debía determinar si los demandados Arturo José Fructuoso Montejo Niño y Jessica Millán Peñuela, quienes fungieron como Alcalde y Secretaria de Infraestructura del Municipio de Tunja, obraron con dolo o culpa grave, y si como consecuencia de ello resultaban patrimonialmente responsables por el pago que efectuaron en favor del Consorcio Infraestructura 2010 por la suma de $114.259.641.36 como consecuencia de la conciliación extrajudicial celebrada ante la Procuraduría 45 Judicial II para Asuntos Administrativos, la cual fue aprobada por el Juzgado Noveno Administrativo Oral del Circuito Judicial de Tunja, en la que se acordó el pago de mayores cantidades de obra que fueron ejecutadas dentro del Contrato de Concesión No. 325 de 2010.


Bajo ese entendido, luego de establecer que el régimen jurídico aplicable a este medio de control de repetición era la Ley 678 de 2001, la corporación judicial se ocupó de analizar cada uno de los elementos requeridos para su procedencia, encontrando presentes los tres de carácter objetivo, atinentes a la obligación de la entidad pública de reparar un daño antijurídico por virtud de una sentencia judicial, conciliación u otro mecanismo de terminación de los conflictos, a su pago efectivo y a la calidad de agentes del Estado de los demandados, pues se evidenció que el Municipio de Tunja canceló esa suma de dinero, producto de la mencionada conciliación extrajudicial y que los demandados fungieron como Alcalde y Secretaría de Infraestructura para la época de los hechos.


Seguidamente y en cuanto al requisito subjetivo, al analizar el actuar doloso o gravemente culposo de los ex servidores, precisó el Tribunal que a ellos se les endilgó, desde el principio, un proceder enmarcado en la culpa grave porque, según lo consideró el demandante, estos obraron con falta de diligencia y omisión, como quiera que las obras adicionales, pudieron ser previstas desde el inicio del contrato, atendiendo que no fueron consecuencia de un caso fortuito o una fuerza mayor; que debieron proceder con las acciones tendientes a efectuar una adición en valor en aras de cubrir el costo de dichas obras o con la pertinencia para informar dicha situación a la siguiente administración.


Teniendo en cuenta este derrotero, según la corporación judicial, se podría pensar que no era procedente reconocerle al contratista las mayores cantidades de obra, por cuanto estas no fueron autorizadas. No obstante, al constatarse que fueron debidamente ejecutadas, la entidad demandante procedió a recibirlas a satisfacción y por consiguiente acordó cancelarle al Consorcio Infraestructura 2010 lo que se le adeudaba por este concepto.


Así, revisado el Contrato de Obra No. 325 de 2 de septiembre de 2010, estimó la corporación judicial que su clausulado reiteraba la citada postura del Consejo de Estado. 


Es decir, si no existía prueba de que las mismas fueron autorizadas, tal como en este caso ocurrió, el Municipio de Tunja debió abstenerse de llegar a un acuerdo económico o reconocimiento que ocasionara un detrimento patrimonial. 


En sentir del Tribunal la decisión de si era procedente o no el reconocimiento de valores por mayores cantidades de obra debió ser sometida ante un juez, y no como lo hizo la entidad territorial, acordar a la ligera dicho pago, a sabiendas que en el mismo contrato quedó establecido que “si el proponente elegido ejecuta trabajos sin antes acordar el precio respectivo, serán a riesgo propio y por esta razón no podrá hacer alguna reclamación posterior.”


Ahora, a juicio de la corporación judicial, aunque para el contratista el no reconocimiento del mayor valor de esas obras adicionales constituía un detrimento indemnizable, su pago no constituía, a su vez, un perjuicio para la entidad que pudiera demandar en repetición, pues, se reitera, para ella se trataba del cumplimiento de las obligaciones contractuales adquiridas que aceptó asumir, las cuales surgieron como consecuencia de la ejecución del contrato y por las que, además, obtuvo provecho.

Contáctenos

Contáctenos para recibir más información acerca de nuestra página, de la manera de pautar con nosotros, o deje sus comentarios y contribuya al fortalecimiento de este medio de comunicación.

Quiénes somos

Boyacá Le Informa es un medio de comunicación ubicado en el departamento de Boyacá que comparte con sus lectores, oyentes, televidentes y seguidores información relevante de la región boyacense, Colombia y el Mundo.

Este medio nació el pasado 1 de mayo de 2020 y cuenta con la fuerza de trabajo de diferentesn profesionales del Diseño Gráfico, Publicidad y la Comunicación Social oriundos del departamento de Boyacá.

  • Instagram
  • Facebook icono social
  • Twitter
  • 2_gmail-300x300.png
  • metrophone_metr_11263