Tribunal de Boyacá se concentró en un inmueble ubicado en Chiscas

Febrero 27, 2021

Tribunal de Boyacá se concentró en un inmueble ubicado en Chiscas

Foto: Boyacá Radio

Al poseedor pueden indemnizársele los perjuicios causados en un determinado bien, al margen de que la calidad que haya invocado en la demanda hubiera sido la de propietario.


Esgrimiendo su condición de único heredero de la, en vida propietaria de un inmueble, ubicado en la parte urbana del Municipio de Chiscas, a través del medio de control de Reparación Directa, demandó a esta entidad territorial para que se le declarara responsable, por los perjuicios que sufrió su vivienda con ocasión de las excavaciones para la instalación de gas realizadas en el andén de esta y que le produjo su derrumbe.


En el proceso el actor no acreditó su condición de heredero de la causante y actual propietario de la vivienda, pues para ello debió allegar las pruebas relacionadas con el trámite de sucesión testada o intestada de quien aludió ser su progenitora, o el documento idóneo para acreditar su calidad de propietario, esto es el certificado de tradición de referido respectivo inmueble.


Empero para el Tribunal Administrativo de Boyacá tal circunstancia no era suficiente para concluir que el actor carecía de legitimación material en la causa por activa, pues dentro del expediente obraban pruebas que llevaban al convencimiento de que podía acudir a la jurisdicción en calidad de poseedor.


Así, con base en este razonamiento, se ha reconocido que al poseedor pueden indemnizársele los perjuicios causados en un determinado bien, al margen de que la calidad que haya invocado en la demanda hubiera sido la de propietario.


Al respecto, el artículo 762 del Código Civil define la posesión como “la tenencia de una cosa determinada con ánimo de señor o dueño sea que el dueño o el que se da por tal, tenga la cosa por sí mismo, o por otra persona que la tenga en lugar y a nombre de él”. Esta definición distingue dos elementos que conforman la posesión: el corpus, o el ejercicio material del derecho, y el animus o la voluntad de considerarse titular del derecho.


El corpus, es decir la manifestación externa o el conjunto de actos materiales que se realizan en virtud de la posesión, a partir de los cuales se revela una relación material, directa o indirecta, entre una persona y una cosa. El animus, esto es, que los actos materiales se realicen con la voluntad de considerarse como titular del derecho, con el ánimo de señor y dueño, es decir, sin reconocer dominio ajeno.


En el caso concreto, esos elementos, el Tribunal los encontró acreditados con fundamento en que el actor adelantó gestiones ante el Municipio de Chiscas, a fin de que se ejecutaran obras para la limpieza del lote y posterior construcción del cerramiento, sin que ninguna de las entidades demandadas hubiera alegado en algún momento oposición a la posesión.




Le puede interesar:


Hoy y mañana el Ministro de Trabajo estará en Boyacá


Aquí las conclusiones del MinTrabajo luego de su reunión en Tunja


Si un instructor del Sena quiere demostrar relación laboral debe comprobar la subordinación