Bajo consumo impacta el sacrificio de ganado en Colombia

Foto: Contexto Ganadero

El sector ganadero de Colombia ha experimentado una nueva caída en el sacrificio de ganado vacuno y bufalino durante el primer trimestre de 2024, en medio de una economía golpeada que ha reducido el consumo de carne en el país. Si bien los datos revelan una mejora en el rendimiento en canal, con una producción similar de carne pero con menos cabezas sacrificadas, los números generales reflejan un panorama desafiante para el sector.

Según la más reciente Encuesta de Sacrificio de Ganado (ESG) del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), el sacrificio de ganado vacuno disminuyó un 1,9 % en comparación con el mismo periodo del año anterior, totalizando 745.615 cabezas. Esta reducción se atribuye principalmente a la disminución del sacrificio de hembras y al impacto en las exportaciones.

El sacrificio destinado a la exportación se ha visto particularmente afectado, con una contracción del 61,6 % en comparación con el año pasado, reflejando un descenso continuo desde años anteriores. Esta tendencia, que muestra una reducción significativa en las exportaciones de carne, tiene implicaciones importantes para la economía del país y para los productores ganaderos.

Aunque el peso promedio de los animales sacrificados ha aumentado, lo que implica una mayor eficiencia en la producción de carne, el bajo consumo interno sigue siendo un obstáculo importante. A pesar de que el precio de la carne se ha mantenido estable, el nivel de ingreso de la población ha limitado la demanda de carne, afectando negativamente al sector ganadero.

En términos regionales, Bogotá, Antioquia y Santander destacaron como las principales áreas de sacrificio de ganado vacuno, aunque algunas regiones contribuyeron negativamente a la variación total. Además, se observó un crecimiento en el peso promedio de los animales sacrificados en varias regiones, lo que indica una mayor eficiencia en la producción.

En cuanto al destino de la carne en canal para consumo interno, se registró un crecimiento del 2,2 %, con las plazas y ferias como el principal destino. Sin embargo, el volumen destinado a supermercados disminuyó, lo que refleja la preferencia de los consumidores por canales de venta más tradicionales.

En resumen, mientras que el sector ganadero continúa enfrentando desafíos significativos debido al bajo consumo y las limitaciones económicas, la mejora en el rendimiento en canal ofrece una luz de esperanza para una mayor eficiencia en la producción de carne en el país. Sin embargo, se necesitarán medidas adicionales para estimular la demanda interna y promover un crecimiento sostenible en el sector ganadero colombiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio