Heladas afectan a más de 4,500 hectáreas de pastos

Foto: La W

El impacto devastador del Fenómeno del Niño se ha hecho sentir con fuerza en San Miguel de Sema, convirtiéndose en uno de los municipios más afectados del departamento. Las bajas temperaturas y las heladas han desencadenado una crisis en el sector agropecuario, especialmente entre ganaderos y productores de leche, generando preocupación y alerta en la comunidad.

Según el reporte del alcalde municipal, Mario José Ávila, hasta la fecha se han registrado más de 4,500 hectáreas de pastos afectadas por las heladas. Las consecuencias no se limitan solo a la pérdida de forraje, sino que también se han visto afectados los medios de subsistencia de 500 familias que dependen de la ganadería y la producción láctea.

“Nuestro municipio está afectado por las bajas temperaturas, gracias a Dios, en cuanto a incendios, no hemos registrado mayor afectación; sin embargo, tenemos desabastecimiento de agua y una disminución en la producción de leche hasta el momento de un 20 %”, expresó el alcalde Ávila, destacando la complejidad de la situación.

La disminución en la producción de leche ha llevado a una crisis económica para las familias afectadas, agravada por la falta de respaldo de las pasteurizadoras. El litro de leche, que normalmente se cotiza a $2,500 pesos, está siendo adquirido por estas empresas a precios entre $1,800 y $1,900 pesos, generando pérdidas significativas para los productores.

La magnitud de la emergencia agrícola se refleja en las más de 63,000 hectáreas perdidas en total, destacando la necesidad urgente de respuestas y soluciones. El alcalde Ávila anunció medidas para hacer frente a la crisis, pero también hizo un llamado a la solidaridad y apoyo de las autoridades a nivel departamental y nacional.

La situación en San Miguel de Sema resalta la vulnerabilidad de las comunidades rurales frente a eventos climáticos extremos y la importancia de implementar medidas preventivas y de apoyo en momentos de crisis. La colaboración entre el sector público, privado y la sociedad civil se vuelve esencial para mitigar los impactos y garantizar la recuperación sostenible de las zonas afectadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio